viernes, 31 de agosto de 2012

fuimos grandes cuando el mundo nos era insignificante.

A veces es lo que pasa cuando quieres demasiado a alguien,que esperas tanto el momento adecuado,que cuando llega;todo lo anterior vivido se quema,y el aroma de ello pervive para siempre.
Ese instante en el que mi risa interrumpía cada beso que me dabas,el numero de pulsaciones por segundo cuando estabas a punto de llegar,y que fué de lo nerviosa que me ponia cuando estaba a tu lado,y de esos 'hasta mañana' que se pintaban de lágrimas,las caricias en la mejilla que decían mucho mas que las palabras y las llamadas perdidas repentinas de por la noche,cuando la luna se esconde porque no quiere que la molesten,cuando tú y yo nos amábamos con cada beso,cada beso esparcido sobre la almohada,como un recuerdo mas.
Y que me dices de los besos en la frente con sabor a 'no te vayas nunca',eso si que son besos de película,no hace falta comerse la boca en cada despedida para demostrar lo que amas a una persona,a veces tan solo tienes que hacerle ver,que vas a estar ahí siempre,que nunca vas a dejar de intentarlo por muy dura que sea la distancia,que el tiempo es pasajero,y que todo lo que os ha llevado hasta ahí,puede soportar hasta lo que haga falta,porque el que la sigue,la consigue.




No ha sido un 'adiós',más bien un 'hasta luego'.

Se despertaba cada mañana con más fuerza,esperando a que él llegase y la besase como si no hubiese una segunda vez,como si no existiera absolutamente nada mas,como si sus labios fuesen el único tipo de desayuno que le pusiera la sonrisa fija para todo el  día.Nunca pensaron en que todo eso podría terminar,eran felices solo con verse dos segundos el uno al otro,y es que es cierto,a veces solo son necesarios dos,en todos los significados de la frase,dos besos para conocerse y enamorarse,dos miradas,una rápida que vaya hacia tí para preguntar tu nombre y una lenta,de esas que sientes que te besan con las pupilas,dos días para darse cuenta de que la vida te da demasiadas sonrisas en un espacio de tiempo tan reducido,que esque ni tú lo llegaste a imaginar.
En conclusión,la vida no está hecha para arrepentirse,disfruta del tiempo y de la cercanía,de los buenos ratos,de los minutos buenos con 'amago de perdón' que llegan después de las peleas,de las palmaditas en la espalda que suenan a 'sigue adelante',de los momentos que no podrás volver a repetir..o bueno,quizas sí,pero nunca más de la misma manera.
Yo disfruté a tu lado,en esos tiempos me daba igual que el mundo se rompiese,o se partiese a la mitad,no me iría sin tí,y tampoco dejaría que te fueses sin mí,me pondria a perseguirte como una idiota,pidiéndote que me beses una ultima vez antes de irte,que me mires y recuerdes todas y cada una de las noches que pasé a tu lado,mordiéndote el labio y susurrándote al oido que te amaba,como no amé nunca a nadie,acuérdate de esas en las que la luna perdía el protagonismo hasta en su fase más brillante,porque tú la superabas en cada pestañeo,en cada sonrisa..hasta las estrellas tenían envidia de no poder verte más de cerca,como lo hacia yo.
Recuerda de que manera me derretía cada vez que te acercabas a mi cuello,como si quisieses desvestirle poco a poco,con tanto cariño que era imposible no dejar huella de todo aquello.
Que te voy a decir que ya no sepas,que esque me faltaría oxigeno,para decirte en un beso todo lo que te echo de menos.