domingo, 22 de julio de 2012

Todo es infinito hasta que se acaba.

No es bueno acostumbrarse a las cosas,a las situaciones,a los momentos..y mucho menos a las personas,porque se irán algún día y solo te quedara ese pequeño recuerdo de lo perdido,ese sabor 'amargo' de todo lo que fuiste,y de lo que dejaste de ser por escasos instantes,a veces no es la cantidad de algo lo que lo hace mejor,sino el como repartirlo.En la vida todo lo bueno se reparte por estaciones,por años,días,horas,minutos..y segundos,de estos que permanecen en pié al paso fuerte del tiempo,y al de la distancia.
Acostumbrarse a una persona es como acostumbrarte a ser un niño,porque cuando eso esencial que creíste que estarías disfrutando durante mucho tiempo,ya no vuelve,por muchas esperanzas que tengas,no volverá nunca a ser igual,por que nada podra salvarte de todo aquello.
Disfruta mientras puedas,tal vez sea la ultima vez que besas a una persona mientras la miras a los ojos,ojos infinitos que un dia para ti ya habrán acabado,ojos como miles,pero que poco a poco se van haciendo unicos,se van haciendo tuyos,de los cuales el reflejo siempre fuiste tú,ellos tambien se acostumbraron a ti.
Nunca te arrepientas de algo que te haya hecho feliz,porque eso es lo más valioso del mundo,que pase el tiempo y sigas sonriendo aunque ya no tengas esos ojos risueños apoyados en tu hombro,lloraron,sí,pero ya sabes que sin un poco de lluvia no sale el arco iris.
Aunque no volvamos a esa 'sonrisa continua' que construimos,siempre podremos recordarla así,siguiendo con esa sonrisa,ya bastante llovió durante ese tiempo,pero reciclemos lagrimas,reciclemos recuerdos y que ojala una historia así no tuviese que acabar pasando una pagina.




sábado, 14 de julio de 2012

segundos de una vida.

A veces  no importa lo tarde que digas algo,mientras lo digas y estes seguro de ello.Cuando te falta el aire,ese instante en el que sientes que ya no puedes más con todo lo que se te viene encima,de repente se para,se queda en absoluto 'pause',y ya no hay nada ni nadie que te saque de ahí,de ese segundo envasado al vacio en el tiempo,de esa mirada que por mucho que evites va a seguir ahí mires donde mires,porque segundos como ese,no les vuelves a tener nunca más,hay poquísimos,y hay que disfrutarles,porque hay dias dolorosos,pero segundos mágicos.

viernes, 13 de julio de 2012

Podía encender las luces de una ciudad entera,solo con pestañear.

Los finales siempre son predecibles en su extraña medida,puedes predecir que algo vaya a ser impredecible,o si el dia que la acompañó a casa llovió más que  nunca,si afinó los recuerdos en cada una de las melodías por las que se arrancaba las cuerdas vocales,o si se puso los calcetines del mismo par,si cuando estaban juntos solo podían sonreir,aunque les doliese la madíbula de hacerlo,y predecir también con cuantos besos se despidieron el uno del otro.A veces no es el final lo que te deja ese 'buen sabor de boca',sino,todo lo que hubo antes de esos besos,todo lo que sucedió,los días malos,todos los momentos dulces,los amargos,los salados incluso,y sí,tambien hubo momentos que no soy capaz de describir,solo sé que para recordarlos con esta sonrisa de oreja a oreja,tuvieron que ser muy especiales,y asi es,porque lo fueron,y lo seguirán siendo,porque ni el tiempo es tan fuerte como dicen,ni la distancia tan dolorosa.
Los finales nunca fueron buenos,las caricias,los abrazos,los besos,llegamos a un punto en el que piensas,que es cierto,todo,absolutamente todo hasta los sentimientos tiene 'fecha de caducidad',yo no quiero que todo quede en un simple final,quiero que cuando me despierte por la mañana siga teniendo tus 'buenos días',aunque haga un dia de pena,y llueva y no tengamos ganas de comernos el mundo,a mí eso me da igual,eso de 'comerme el mundo' no es una meta,no puede serlo,y,¿Qué piensas hacer cuando te comas el mundo?ya no te queda nada de lo que disfrutar,si lo aprovechas rápido y a grandes bocados,luego te quedas con ganas de más,y ya no tendrás nada.Las cosas se hacen poco a poco,a pequeños mordiscos.Pero yo opté por comerte a ti,a besos,día  a día,para que te quedases aquí aparcado en mi cintura siempre,pero ambos sabemos que ya no va a ser posible.Disfruta de las horas,son más valiosas que los años,y no te olvides nunca de los pequeños detalles que en los años se recuerdan a grandes rasgos,pero sobre todo,no te olvides nunca de mí,de este pequeño detalle,que ojalá se pudiese llevar atado a la cremallera de una maleta.