miércoles, 28 de marzo de 2012

suspiro y risa inoportuna.

Sí,ya lo sé,soy idiota,extremadamente idiota,y lo seguiré admitiendo mientras mis pies sigan avanzando.Pero sabes una cosa?no soy idiota por no saber tantas cosas como sabía él,o por no saber comportarme en cada momento como debía,o sencillamente por buscar siempre el instante perfecto para decir una "idiotez",sí,de esas de las mías,de esas que ya conoces.Sé que leerás esto en algún momento cuando se pase por tu cabeza,y que te darás cuenta que va hacia tí.
No tengo nada que ofrecer,a parte de mis tonterías,y mi risa con leve tono a sonido de granja,bueno;y esa forma estúpida mía de peinarme continuamente,si te gusta verme entretenida,me paso así mucho tiempo,y eso no significa que sea malo,pero tampoco bueno,basicamente tú me enseñastes la diferencia entre lo malo y lo bueno.Y no tendré ni puta idea de la vida,pero tú tampoco y lo que más me gusta de esto,esque tú me has enseñado a respirar por tiempos,por instantes,que aveces hay que sacar las garras,que hay que llorar,hay que reír,reír mucho y como nunca,y quedarte sin aliento,me enseñates muchos tipo de quedar sin aliento,al besar,o solamente al "amar",al amar con locura.
Y me da igual si en algún momento dejo de respirar,porque en ese momento en que deje de respirar,me acordaré de tí,y de tu manera de dejarme sin aliento,y de el oxígeno azucarado que desprendía tu mirada,y entonces me dará igual todo lo demás,porque estaras tú en el poco aire que me quede.

La luna estaba cortada a la mitad,pero;sonriendo a pesar de ello.

El tiempo se va deslizando entre estos pequeños dedos,esos que no hacían más que acariciarte,tal vez otras cuantas veces solamente sabían estar en el interior de mis bolsillos,pero las veces que les dejaba salir,únicamente para verte,aunque fuese un minuto fugaz,de estos que parece que no les ves llegar,pero luego recuerdas constantemente que aquel minuto tus dedos se ponían en modo aleatorio con su sonrisa,y no había nada en el mundo,más maravilloso.
Recuerdo el temblor de sus labios al besarme,de los mordiscos con tanto que decir a los míos,con tanto que demostrar,apenas cabía todo en un cruce de miradas,o en el sencillo segundo en el que empezaba a peinarme el flequillo,ese espantoso flequillo del que ya tanto se habla,tal vez debería empezar a quitármelo de la cara,tal vez ese fué uno de los motivos por los que todo se paró a mitad del camino,porque jamás miré con la intensidad que miraba él,con esa que podría mantener las luces encendidas de medio mundo,toda una noche.
Pero que se podía esperar?yo sigo entre las teclas mientras todo esto solo lo recuerdo,porque ya no puedo inventarme "historias" fantásticas,llenas de aventura,de pasión,amor y amistad en la misma frase..para mí el recuerdo del tono que le ponía siempre a las palabras al discutir,tan calmado,tan preciso,tan..tan suyo,es algo sobre lo que prefiero escribir a partir de ahora.

domingo, 25 de marzo de 2012

ellos fueron capaces de todo.

Y ahora pienso en personas.Personas que se quedaron a bailar conmigo,o las que se marcharon sin hacer ruido,las que hicieron daño,pero volvieron para arreglarlo,las que nunca se separaron de mi lado,las que me hicieron entrar en razón en infinitos casos,las que ayudaron a continuar sonriendo,las que me sujetaron cuando poco a poco iba perdiendo el equilibrio,pero sobretodo;aquellas personas que hoy para mí son las más importantes,las que supieron ver más allá de mi flequillo y mis guiños estúpidos,de mi risa incontrolable y aguda,con un ligero tono a animal de granja,si,todas ellas.

lunes, 19 de marzo de 2012

-

Y lo peor,no ha sido el "adiós" sino la forma de decirlo,pero bueno;todos hemos pasado por lo mismo,la vida sigue y tú tienes piernas,demomento puedes andar todo lo que quieras y hasta donde puedan tus piés soportar.Pero hay algo de lo que estoy segura,mis pies no conocen la marcha atras,y en cuanto ven un obstáculo aceleran para pasarlo rápido,aunque el dolor sea más debil y el golpe más fuerte.

viernes, 2 de marzo de 2012

¿Te acuerdas de charquitos,y de estrellas?

que la luna llorará de envidia,de no tenerte cerca,de no poder susurrarte al oído;-Salpiquémonos de estrellas,y que invadan cada rincón de la habitación,haz de esta tormenta un naufragio a la deriva,y que tus besos sean las olas.