miércoles, 28 de marzo de 2012

suspiro y risa inoportuna.

Sí,ya lo sé,soy idiota,extremadamente idiota,y lo seguiré admitiendo mientras mis pies sigan avanzando.Pero sabes una cosa?no soy idiota por no saber tantas cosas como sabía él,o por no saber comportarme en cada momento como debía,o sencillamente por buscar siempre el instante perfecto para decir una "idiotez",sí,de esas de las mías,de esas que ya conoces.Sé que leerás esto en algún momento cuando se pase por tu cabeza,y que te darás cuenta que va hacia tí.
No tengo nada que ofrecer,a parte de mis tonterías,y mi risa con leve tono a sonido de granja,bueno;y esa forma estúpida mía de peinarme continuamente,si te gusta verme entretenida,me paso así mucho tiempo,y eso no significa que sea malo,pero tampoco bueno,basicamente tú me enseñastes la diferencia entre lo malo y lo bueno.Y no tendré ni puta idea de la vida,pero tú tampoco y lo que más me gusta de esto,esque tú me has enseñado a respirar por tiempos,por instantes,que aveces hay que sacar las garras,que hay que llorar,hay que reír,reír mucho y como nunca,y quedarte sin aliento,me enseñates muchos tipo de quedar sin aliento,al besar,o solamente al "amar",al amar con locura.
Y me da igual si en algún momento dejo de respirar,porque en ese momento en que deje de respirar,me acordaré de tí,y de tu manera de dejarme sin aliento,y de el oxígeno azucarado que desprendía tu mirada,y entonces me dará igual todo lo demás,porque estaras tú en el poco aire que me quede.

No hay comentarios:

Publicar un comentario