domingo, 22 de julio de 2012

Todo es infinito hasta que se acaba.

No es bueno acostumbrarse a las cosas,a las situaciones,a los momentos..y mucho menos a las personas,porque se irán algún día y solo te quedara ese pequeño recuerdo de lo perdido,ese sabor 'amargo' de todo lo que fuiste,y de lo que dejaste de ser por escasos instantes,a veces no es la cantidad de algo lo que lo hace mejor,sino el como repartirlo.En la vida todo lo bueno se reparte por estaciones,por años,días,horas,minutos..y segundos,de estos que permanecen en pié al paso fuerte del tiempo,y al de la distancia.
Acostumbrarse a una persona es como acostumbrarte a ser un niño,porque cuando eso esencial que creíste que estarías disfrutando durante mucho tiempo,ya no vuelve,por muchas esperanzas que tengas,no volverá nunca a ser igual,por que nada podra salvarte de todo aquello.
Disfruta mientras puedas,tal vez sea la ultima vez que besas a una persona mientras la miras a los ojos,ojos infinitos que un dia para ti ya habrán acabado,ojos como miles,pero que poco a poco se van haciendo unicos,se van haciendo tuyos,de los cuales el reflejo siempre fuiste tú,ellos tambien se acostumbraron a ti.
Nunca te arrepientas de algo que te haya hecho feliz,porque eso es lo más valioso del mundo,que pase el tiempo y sigas sonriendo aunque ya no tengas esos ojos risueños apoyados en tu hombro,lloraron,sí,pero ya sabes que sin un poco de lluvia no sale el arco iris.
Aunque no volvamos a esa 'sonrisa continua' que construimos,siempre podremos recordarla así,siguiendo con esa sonrisa,ya bastante llovió durante ese tiempo,pero reciclemos lagrimas,reciclemos recuerdos y que ojala una historia así no tuviese que acabar pasando una pagina.




No hay comentarios:

Publicar un comentario