lunes, 21 de febrero de 2011

Cuando me faltes.

Pero si piensas volver algún día, será mejor que venda la tristeza y deje paso a la alegría, que te invite a bañarte este verano en la piscina que llené con mis lágrimas cuando no te tenía, pero claro, la soledad es tan amiga mía, ya que  el corazón me lo han comido los gusanos, se mueren las mariposas que había en mi estómago, mírame, el polvo está cubriéndome los párpados, oigo mas en sueños que cuando ya he despertado, juego a imaginarme lo que nunca me ha pasado u.u 
Cuando me faltes (ahora me faltas u.u) yo querré ahogarme, desangrarme o inflarme a pastillas, tocar y acariciar mis penas con una cuchilla, patadas en la boca estando atado y de rodillas, o echarme gasolina y prenderme una cerilla, lanzarme a la bebida mientras todo mundo llora y cortar mi sufrimiento de raíz a cal y a canto, porque así me sentiré nadie podra parar mi llanto, morir atropellado sin saber el por ni como, echar veneno puro en mi copa, abrir la boca y apretar una pistola, pegarme cabezasos sobre el suelo hasta matarme, o coger un cable de tensión y electrocutarme.
Cuando esté muerto en vida, cuando ya no tenga nada (ahora no tengo nada u.u) y la cosa esté jodida, en vez de dibujar el brillo de tus labios con esmalte, yo escribo lo que haré el día que tu me faltes.
Cuando se acaba el tiempo me dices -A pasao el tiempo pero quedan cicaticez, cierra los ojos y no respires-.
Te escribo ésto poco antes de irme...

No hay comentarios:

Publicar un comentario