sábado, 21 de enero de 2012

lo que dejas en manos del tiempo,ya le pertenece para siempre.

No pienso convertir mi cerebro en ceniza cada noche,ni recordar cada mañana que mis piés siguen en el suelo,tampoco miraré por la ventana unicamente para esperar a que pasen las nubes,y como aparece poco a poco el sol,no volveré a querer como quise,como estuve queriendo,para acabar así.
Tus pies siempre estaran encima de todo esto,me dijeron;yo solía responder,algunas veces flotan,y ya no estas aquí,te transladas como a otro lugar completamente distinto,uno en el que estás cómodo,donde tus silencios no te amenazan,y tus palabras no son testigo de ello,donde puedes saltar,reír en esos momentos serios que te aguantas por dentro,cuando tienes ganas de ponerte a correr,sin mirar atrás;en medio de una discusión,pero te contienes,cuando tienes a esa persona que te hace sentir todo esto solo con un mínimo cruze de miradas,y ni siquiera puedes articular palabra,tus palabras no cobran vida,porque sabes que en ese momento solo tendrás ganas de besarlo,y no te haría falta decir algo como :-¿qué tal el día? o ¿como te salió el examen de ayer?
simplemente,navegar como naufrago por su boca,en ese caso;me perdería en mar abierto,y no volvería a pisar tierra con estos pies,serían suyos para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario