viernes, 28 de enero de 2011

La bocca mi bacció tutto tremante.

Me dijiste tantas veces que mi cabello era más bonito bajo el Sol, pero que emitía una luz que ni siquiera era comparable a la de mi sonrisa, y yo me reía, y tu te reías. Todo cambió el día en que comenzaste a hablarme con los ojos, con la sonrisa, con las yemas de tus dedos... Supe que era capaz de hacerlo todo, de lograrlo todo, me     llenaste de maneras que ni tu te imaginas, que no creo que se conozcan en este mundo. :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario