jueves, 16 de diciembre de 2010

No me hacen falta alas para volar.

Es lo que hacemos todos: nos lanzamos, y esperamos poder volar. Porque si no es así, caeremos como piedras. Y durante la caída nos preguntamos: ¿se puede saber por qué he saltado? Pero aquí estoy, cayendo. Y sólo hay una persona que puede hacerme creer que vuelo: y eres TÚ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario