domingo, 19 de diciembre de 2010

Tú huella he de seguir.

Tus labios son de seda, tus dientes del color de la luna llena. Tu risa la sangre, que corre por mis venas. Tus besos la tinta de mis versos. ♥
No tenía miedo a las dificultades, lo que le asustaba era la obligación de tener que escoger un camino. Escoger un camino significaba abandonar otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario