miércoles, 15 de diciembre de 2010

Odio que te vayas,pero me encanta que regreses.

Conocer cada una de tus virtudes y tus defectos y saber cuando hay que pedir perdón, saber perdonar a quien lo merece y saber expulsar de tu vida a quien nunca debió entrar, enmendar tus errores y aprender de ellos y lo más importante, querer sin límites, aprender, reirte de todo hasta de ti mismo, sacarle a todo una parte positiva, contaminar de alegría todo tu alrededor, y que tu mayor afición sea crear sonrisas.
Que la presencia de gente mala a tu alrededor solo te ayude a saber reconocer a la gente que de verdad si merece la pena y que nunca nadie bajo ningún concepto te quite la sonrisa, porque siempre, siempre, siempre habrá algún motivo por el que sonreir o algien a quien sonreirle :)


No hay comentarios:

Publicar un comentario