miércoles, 29 de diciembre de 2010

Sin ti, ni siquiera, yo.

Cuando por fin encuentres el camino correcto,
recuerda todo aquello por lo que has atravesado,
el dolor, la pena, la derrota a lo largo del trayecto,
 verás que habrá valido la pena haberse levantado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario