jueves, 16 de diciembre de 2010

Ríe cuando estés triste, llorar es demasiado fácil.

-Nothing seems right lately. Nothing at all.
Creía que sí, que podría pasar desapercibido. Que se me hacía indiferente cada vez que ocurría. Suponía que podría cargar con todo eso, una vez más. Pero el peso era demasiado grande, y todo se derrumbó. Mis ganas de seguir se vieron aplastadas sobre el asfalto, mis pequeñas alegrías desaparecieron así sin más, las lágrimas parecían ríos envueltos en odio.. y yo una estúpida más. En ese momento nadie se hacía una pequeña idea del dolor tan fuerte que había dentro de mí, ni tampoco de las tremendas ganas de llorar. Pero no podía hacerlo, pues se notaría demasiado y lo último que quería era llamar la atención. Me levanté de aquel banco tras ocurrir aquello. No me despedí de nadie, lo siento. La voz no me salía, mis ojos casi no veían. Sólo quería desaparecer. Pero desgraciadamente todo continuaba como si nada. Mientras tanto, de lo único que me asombraba era de ver cómo puñetas seguía yo en pié, fingiendo que todo va bien.. disimulando mis ganas de querer encerrarme en una habitación, destrozar todo y por último correr, correr y seguir corriendo lejos, muy lejos sin rumbo alguno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario